Las privatizaciones de Empresas del Estado durante la dictadura militar: el más gigantesco despojo del Estado en la Historia de Chile

En 1991 en los inicios de la transición, la recién instalada Cámara de Diputados de Chile quiso investigar en las consecuencias patrimoniales sufridas por el Estado chileno a consecuencia de las privatizaciones de empresas y bienes públicos, el servicio de las deudas, el otorgamiento de créditos sin garantía, la condonación de deudas a terceros y las múltiples formas de subsidio al sector privado que se desarrollaron durante la dictadura entre 1973 y 1990.

Con este propósito se creó la “Comisión Especial Investigadora de la Anterior Administración de la Corporación de Fomento de la Producción y las Privatización de sus Empresas Filiales”, presidida por el diputado Armando Arancibia.

El trabajo de esta instancia fue bruscamente interrumpido por acciones de presión militar ocurridas mientras Augusto Pinochet permanecía como Comandante en Jefe del Ejército. Sin embargo, la Comisión Investigadora de la Cámara de Diputados, alcanzó  a concluir que:

• El proceso de privatización ejecutado en Chile entre 1985 y 1987 significó la venta de 32 empresas pertenecientes a CORFO, con una pérdida patrimonial de 2.209 millones de dólares de 1989. A ello se agrega que CORFO asumió los pasivos de las empresas enajenadas, aumentando sus deudas en 131% en relación a 1984.

• Sólo la privatización de CAP significó cerca de 1/3 de la pérdida patrimonial total sufrida por CORFO. CAP era una empresa rentable y de gran potencialidad al momento de privatizarse, y el Estado de Chile tenía el 95.96% de sus acciones. CAP significó vender en 105,05 millones de dólares lo que valía 811.49 millones de dólares, arrojando consecuentemente una pérdida de 706.44 millones de dólares.

La Comisión solicitó a la CORFO, el Consejo de Defensa del Estado y la Contraloría General de la República iniciar, en lo correspondiente a su respectivo ámbito de atribuciones, seguir las acciones necesarias para esclarecer estos hechos y analizar las responsabilidades correspondientes.

 El fracaso de estas gestiones de la primera Comisión Investigadora de la Cámara de Diputados hizo que durante los años 2004-2005 la Cámara de Diputados nuevamente abordara este tema, complementando y profundizando lo realizado a comienzos de los ’90, Una nueva instancia, presidida por el diputado Carlos Montes fue la encargada de culminar la investigación.

El objetivo que se perseguía era conocer la verdad y dejar un testimonio escrito, y disponible para el conjunto de la sociedad chilena, de lo que ocurrió con nuestro patrimonio y como se gestó una transformación que cambió la fisonomía del país y la vida de las próximas generaciones.

La labor del grupo legislativo, en que ya no hubo presiones externas, aunque sí dificultades para obtener información completa y fidedigna, culminó satisfactoriamente, elaborándose un completo informe respecto de lo que estos procesos significaron para el patrimonio público.

Estos documentos constituyen la recopilación y sistematización más profunda existente acerca del gigantesco daño al patrimonio público ocasionado por la dictadura y la forma en que se modificó la estructura económica del país.

En él se concluye que durante el período 1973-1990, se desarrolló en Chile una revolución capitalista radical que transformó completamente la sociedad chilena llevándola a romper de raíz con la historia republicana y la tradición democrática que la habían caracterizado hasta 1973.

Las privatizaciones y decisiones en el ámbito económico eran parte de ese cambio estructural y tuvieron el propósito de crear una nueva estructura económica y social que minimizara el rol del Estado, tanto en lo productivo como en lo regulatorio y enfatizara en el interés individual por sobre los propósitos colectivos.

En el desarrollo de estos objetivos se favoreció a personas y grupos vinculados al régimen militar y fortaleció ciertos sectores o actividades económicas con estímulos que aún permanecen vigentes. Al mismo tiempo se destruyó el tejido social y se impuso un orden social y económico desigual reforzado por medidas como el plan laboral que destruyó los sindicatos.

Lea y descargue aquí el Informe dividido en cuatro volúmenes:

privatizaciones1 (1)

privatizaciones2

privatizaciones3

privatizaciones4

Fragmentos de Memoria

La memoria es un archivo fluido, cambiante, una especie de gran libro escrito y reescrito numerosas veces y vuelto a escribir con fragmentos de hechos, experiencias, sucesos importantes, eventos irrelevantes, pequeños trozos de acontecer diluidos en el torrente interminable de la vida transcurrida.   Viejos papeles, cuadernos incompletos, agendas extraviadas y reencontradas.

Este texto abarca desde principios de los años sesenta hasta 1973.

Fragmentos de Memoria:

Fragmentos de Memoria

Dos ensayos sobre temas militares y de Defensa, en los inicios de la transición democrática en Chile

Al término de un largo período de estudios universitarios en Francia, regresé en 1991 a Chile y al poco tiempo, me incorporé en distintos espacios académicos, donde pude presentar algunas de mis ideas y propuestas en materias militares y de defensa.

En los primeros años del Gobierno de Patricio Aylwin, con la presencia del general Pinochet en la Comandancia en Jefe del Ejército, los temas militares y de defensa eran de amplia cobertura y alto interés político y académico.  El ejercicio de enlace y el boinazo estaban allí para recordarnos la presencia del dictador en la vida política del país.

En aquel entonces, uno de los temas que entró en el debate político y público fue el del servicio militar obligatorio y el de su reforma, a fin de permitir mayores cuotas de voluntariedad y de incorporar la figura de la objeción de conciencia.

Es en este contexto que en 1993 tuve ocasión de presentar una ponencia en el II Congreso de Ciencia Política en Iquique, que contenía un completo programa sobre profesionalización de las FFAA y eliminación del servicio militar obligatorio y en ese mismo año publiqué un ensayo sobre algunos antecedentes históricos de la conscripción militar en Chile.

Otro de los trabajos elaborados en aquel entonces, era una versión en español de un ensayo presentado en la Universidad de la Sorbonne Nouvelle, Paris III, en 1989, titulado originalmente: “La géopolitique de Pinochet. une fraude intellectuel” (“La Geopolítica de Pinochet, un fraude intelectual”) donde expongo los numerosos plagios que contiene dicho libro publicado por el ex dictador en 1983 en Editorial Andrés Bello y en 1967 por la Academia de Guerra del Ejército de Chile.  Este ensayo lo publicaré próximamente en esta página.

La ponencia sobre modernización de las FFAA fue presentada también a principios de 1993 en la Comisión Programa de la Concertación de Partidos por la Democracia, para la elaboración del programa de Política de Defensa del gobierno del Presidente Eduardo Frei Ruiz Tagle.

Aquí pueden consultarse ambos ensayos.

La conscripción militar en Chile, algunos antecedentes históricos.

LA CONSCRIPCION MILITAR EN CHILE ALGUNOS ANTECEDENTES HISTÓRICOS

Ponencia: De unas FFAA de conscripción a unas FFAA de profesionales.  Propuestas para la modernización de las instituciones de la Defensa, Chile, 1993.

DE UNAS FUERZAS ARMADAS DE CONSCRIPCION A UNAS FUERZAS ARMADAS PROFESIONALES 1993

Ambos ensayos están archivados también en nuestra Biblioteca de Ciencia Política.

https://bibliotecasur.wordpress.com/biblioteca-de-ciencia-politica/

De unas FFAA de conscripción a unas FFAA de profesionales. Chile, 1993

Síntesis de ponencia presentada en Iquique en 1993 en el II Congreso de la Asociación Chilena de Ciencia Política, titulada ¨De unas Fuerzas Armadas de conscripción a unas Fuerzas Armadas profesionales: Propuestas para un proceso de modernización de las instituciones de la Defensa Nacional en Chile, 1992-1993″.

PRESENTACION.

Los problemas de la Defensa en Chile no son asuntos que interesan solamente a los integrantes de las FFAA o a los parlamentarios, dirigentes, gobernantes y la clase política.

Tras un largo período de dictadura militar en nuestro país (de hecho el más largo tiempo de dictadura en la historia del Chile republicano), los asuntos de la defensa y la seguridad de la nación han dejado de ser objeto de interés y de preocupación para una minoría ilustrada, para convertirse en un tópico de interés público y ciudadano que concierne a todos, en la medida que la seguridad y la defensa nacional han venido a intervenir en la vida política, económica, social y cultural del país.

A su vez, el análisis del rol de las FFAA en el proceso institucional y político chileno, no puede hacer abstracción de la función cumplida por los institutos armados en la vida política de la república, especialmente desde la década de los años sesenta en adelante, participando directamente en la quiebra de la democracia e incluyendo el período en que ejercieron el poder y el gobierno mediante una dictadura.

Este documento contiene una ponencia presentada en el II Congreso de Ciencia Política realizado en Iquique, y se refiere a un proceso de modernización de las instituciones de la Defensa nacional en Chile.

Esta propuesta ha sido entregada también en el marco de la Comisión Programa de la Concertación de Partidos por la Democracia, para la elaboración del Programa de Gobierno de la candidatura presidencial de Eduardo Frei Ruiz Tagle.

Nuestro propósito fundamental es promover y contribuir a un debate cívico, pluralista, informado y democrático acerca del presente y el futuro de las FFAA y de las instituciones de la defensa nacional en Chile.

Manuel Luis Rodríguez U.

Santiago, abril de 1993.

Lea y descargue aquí el documento original:

DE UNAS FUERZAS ARMADAS DE CONSCRIPCION A UNAS FUERZAS ARMADAS PROFESIONALES 1993

pluma

La conscripción militar en Chile: algunos antecedentes históricos (1993)

En los años recientes y especialmente desde los inicios de la actual transición democrática, se ha planteado en Chile el debate público y político acerca de la conscripción militar y el servicio militar obligatorio.

La causa principal que dio origen a este debate es la percepción ciudadana que la conscripción obligatoria es una de las viejas herencias del sistema militar tradicional, la que hizo crisis durante la dictadura militar recién pasada, crisis que se manifestó en el alto número de conscriptos asesinados, detenidos y torturados, así como en la utilización masiva de dicha fuerza en las violaciones a los derechos humanos perpetradas por los oficiales y suboficiales bajo órdenes de sus mandos superiores.

No deja de ser dramáticamente cierto que en muchos casos, los soldados conscriptos fueron las primeras víctimas de violaciones de derechos humanos, a manos de oficiales y suboficiales fanatizados y adoctrinados ideológicamente para ejecutar actos aberrantes con la conciencia humana y que escapan a toda racionalidad aun en el marco de la disciplina y la jerarquía militar.

Los conscriptos, por ser la parte más subordinada de la escala jerárquica castrense, fueron utilizados de un modo inmoral, como mano ejecutora de muchos crímenes y violaciones a los derechos humanos durante los 17 años de dictadura en Chile.

Y la justicia en Chile está lejos de establecer todavía toda la verdad a este respecto.

Pero además, no se ha puesto el acento suficiente sobre otra causa respecto de la conveniencia o inconveniencia de mantener el servicio militar obligatorio en Chile: la cuestión crucial de la eficacia real de la tropa militar de conscriptos en el campo de batalla, especialmente en un contexto de creciente tecnologización de la fuerza militar en el mundo.

La reciente guerra de las Falklands, 1982, demostró de un modo brutal el fracaso de los ejércitos basados en la conscripción y el éxito de los ejércitos profesionales, es decir, de ejércitos constituidos exclusivamente por tropa profesional.

Como se explicó en la ponencia presentada el II Congreso de Ciencia Política realizada el año pasado en Iquique, las recientes guerras y especialmente el conflicto anglo-argentino en las Falklands en 1982, demostró la ineficacia combativa y las graves carencias de un ejército basado en la conscripción militar obligatoria, frente a un ejército de soldados profesionales.

Es a partir de esta constatación de hecho que he planteado, tanto en los niveles académicos como en la comisión programática de la Concertación para el gobierno próximo, la necesidad de impulsar un proceso gradual y sistemático de transición desde el actual sistema de conscripción militar obligatoria a un sistema de conscripción militar voluntaria, de manera de constituir, en un plazo razonable de 10 años y conforme a una estricta programación presupuestaria, un ejército constituido exclusivamente de profesionales.

La base conceptual de este proceso es la idea de avanzar en Chile hacia una modernización y profesionalización de las fuerzas armadas, desde el concepto de disuasión suficiente.

El Ejército de Chile no siempre ha contado con un sistema de reclutamiento basado en la conscripción militar obligatoria: ésta es solo una modalidad instaurada bajo la influencia militar prusiana, pero nunca ha sido efectivamente conscripción universal.

Se abordan en este ensayo, algunos aspectos históricos que permiten ilustrar la evolución en el tiempo de la conscripción militar en Chile.

En los textos y documentos de los siglos XVII al XIX citados aquí, se ha conservado la ortografía original de la época, por respeto a la verdad histórica.

Manuel Luis Rodríguez U.

Santiago, 3 de mayo de 1993.-

Lea y descargue aquí este ensayo, publicado en 1993:

LA CONSCRIPCION MILITAR EN CHILE ALGUNOS ANTECEDENTES HISTÓRICOS

Pienso, luego leo…luego vuelvo a pensar…

A %d blogueros les gusta esto: